Al frente de usted hay una máquina industrial para hilar. Tiene 10 pies de largo y 7 pies de alto, con 18 bobinas y carretes en cada lado. Parece muy grande, pero muchas máquinas industriales para hilar eran cuatro veces más largas, por lo menos con 72 bobinas en cada lado, lo que significaba que una sola máquina hilaba por lo menos 144 hilos individuales al mismo tiempo. Casi todas las personas que operaban las máquinas eran mujeres, y se conocían como hiladoras. Una hiladora se encargaba de cuatro máquinas distintas; eso significaba que ella era responsable por los menos de 288 carretes de hilo al mismo tiempo. Las hiladoras no tenían tiempo para descansar—estaban constantemente en movimiento, caminando continuamente frente a sus máquinas, pendiente de cada carrete y bobina. Esta máquina fue construida en 1953 y propulsada por un motor eléctrico. Del tope de la máquina cuelgan largas bobinas cilíndricas de algodón sin hilar. Este se parece al hilo, pero realmente es una versión refinada del algodón producido por las máquinas de cardar. Hebras de algodón caen y alimentan la máquina. Cada hebra cae entre ruedas de goma, las cuales la estiran hasta que la hebra se vuelve fina, como el hilo. El hilo producido luego alimenta a un anillo para hilar que lo tuerce hasta endurecerlo; este proceso se conoce como hilado. Finalmente, el hilo producido es enrollado en una segunda bobina cilíndrica. Cuando estas bobinas están llenas, la máquina se apaga, remueve la bobina que está llena, y la reemplaza con una que esté vacía.

Aunque las hiladoras probablemente no eran mutiladas por las máquinas, las máquinas eran peligrosas de otras formas. Las hiladoras podían inhalar pequeñas hebras de fibras de algodón, resultando en una condición pulmonar conocida como la ‘enfermedad del pulmón marrón’. Esta máquina del 1953 tiene un dispositivo integrado de seguridad—tubos de succión atrapan la mayor parte de las fibras que se desprenden y las empujan a un contenedor al lado derecho de la máquina, donde las trabajadoras no las podían inhalar. Pero esos dispositivos de seguridad no fueron instalados hasta hace poco tiempo.